Colau, desahuciados y escraches.

Escraches y Barbero

Colau, desahuciados y escraches.

Parece normal en política, aunque no debería serlo, no considerar que lo que se dice del adversario o se le hace. Es posible y muy probable que bien pudiera volverse en contra de uno. Esto es lo que parece que ha ocurrido con las coacciones y acosos a políticos por parte de algunos emergentes que hoy están representando a los ciudadanos en las instituciones.

Era Colau, la actual alcaldesa de Barcelona, la activista más conocida de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), movimiento de los más activos en la organización de escraches a políticos y a banqueros además de atacar sedes y otros actos impropios de gente civilizada. No tardará mucho el día en que la alcaldesa lo sufra, ya tenemos el ejemplo en Madrid, siempre rompeolas de las Españas. No me quiero imaginar la cara que pondrá y el efecto que para la ciudad tendrá la repercusión internacional del evento, veremos.

Ya hemos comprobado también como el nepotismo no era patrimonio de la casta, contratar amigos y familiares parece ser que es propio de todo aquel que puede hacerlo, nos quedaba ver lo malo: acoso e insulto, o sea escrache, para que las aguas volvieran a su cauce. Ahora todo parece ser mas régimen del 78.

Estos días hemos visto como se ha reabierto la polémica sobre si los escraches son protestas pacíficas o agresiones al político escracheado (si me permitís la licencia literaria) a raíz del incidente sufrido por el Concejal de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid, Barbero, al ser increpado por un par de centenares de manifestantes, Policías Municipales de las UCS, una suerte de antidisturbios, aunque ellos afirman tener otras muchas competencias, que no están de acuerdo con la reestructuración de su unidad que pretenden el Consistorio.

Barbero, el actual Concejal de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, psicólogo, ex fraile, activista, defensor de los okupas del Patio Maravillas, es uno de los fundadores del Círculo de Sanidad de Podemos desde donde llega a Ahora Madrid. Algunos dicen que es la mano derecha de la Alcaldesa, Manuela Carmena y que nada sucede en el Ayuntamiento sin su conocimiento y consentimiento.

En ese pasado de activismo social, estos días se recuerda su participación en un escrache contra el que luego fuera Ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón en el día de su segunda toma de posesión como Alcalde de Madrid, en junio de 2011, convocada por el 15M. En varios documentos gráficos de esa protesta, aparece claramente el actual Concejal de Seguridad, Barbero.

Aunque, como él mismo reconoce, esta no fue su única protesta ciudadana, sí es relevante, porque una de las razones que aduce para calificar de atentado contra la autoridad y no de escrache, la protesta sufrida en sus carnes, es que se hace contra un representante electo democráticamente por los ciudadanos, refiriéndose a su persona. Como Gallardón fue elegido tan democráticamente por los ciudadanos de Madrid como él mismo, o la que Barbero protagonizó contra el Alcalde de Madrid en 2011 era escrache, legítima protesta ciudadana y esta que ha sufrido él mismo, como Concejal de Seguridad, también, o su nivel de cinismo no puede medirse con magnitudes terrestres.

Desde las filas de Podemos y todas su vertientes, mareas y confluencias, siempre se han defendido los escraches como ejercicio de la libertad de expresión ciudadana y han sostenido que los políticos estaban en la obligación de asumirlo. Se cuentan por miles los escraches que han sufrido representantes políticos de distinta condición, aunque para ser justos, las víctimas han sido mayoritariamente populares, es decir, del PP, pero no quisiera dejar de nombrar casos como el de la Ministra Bibiana Aído, perseguida y acosada durante su mandato por antiabortistas o los Diputados del Parlamento catalán que fueron insultados y agredidos por una multitud cuando intentaban llegar a sus escaños.

Los escraches se hicieron populares cuando la PAH, Plataforma de Afectados por la Hipoteca, siendo una de sus máximas figuras Ada Colau, los utilizaron de forma generalizada a finales del 2012, principios del 2013, fundamentalmente contra políticos del Partido Popular. Según cifras del Ministerio del Interior, se produjeron unos cien en los primeros meses de aquel año, algunos de ellos cuando los políticos iban acompañados de sus hijos pequeños.

Nunca he sido partidaria de este tipo de protesta, ni entonces, cuando los acosados eran, mayoritariamente políticos del PP, ni ahora, que lo sufre un político de Podemos, ni tampoco cuando las víctimas eran compañeros del PSOE, nunca. Considero que un diputado, un concejal, un Senador, es un representante electo de los ciudadanos y, como mínimo, merece un respeto. Pero además y esto es lo más importante, es un español, con todos sus derechos civiles, igual que cualquiera de nosotros y por tanto, tiene que tener garantizada su libertad, su intimidad, su seguridad y su privacidad, tanto para sí mismo, como para sus familias, máxime en aquellas actividades que no sean propiamente el ejercicio de su cargo de representación.

Otra cosa es que me sonría ante el cinismo “progre” de aquellos que ayer protagonizaban estas muestras de “legítima indignación ciudadana”, que gritaban soflamas como que “el miedo está cambiando de bando” y se vanagloriaban de amedrentar a los políticos y sus familias. Y hoy acusan de fascistas a los que les persiguen a ellos, por la calle, defendiendo sus derechos laborales, protestando en horario y entorno de trabajo y en el ámbito de sus funciones como Concejal de Seguridad.

Otra cosa es que me parezca impresentable que el Ministro en funciones del Interior, Jorge Fernández Díaz, diga que está encantado con que los de Podemos prueben de su propia medicina. Fundamentalmente porque se supone que este señor es el máximo responsable de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y de lo que tenía que estar preocupado es de si se ha infringido alguna Ley, si han actuado correctamente los Policías Nacionales y Municipales de Madrid y si se ha garantizado la seguridad y la integridad del Concejal “escracheado”.

Algunos ya advertimos que convertir la vida política en un circo, pero del de los romanos, con sus leones, sus gladiadores y sus sacrificios de sangre y fuego, sentaría un peligroso precedente del que ninguno saldría bien parado. Demonizar la clase política con expresiones como casta, régimen del 78 y demás o hablar de la corrupción como parte intrínseca de la actividad pública ha servido a Podemos para canalizar la indignación ciudadana y colocarles en el Congreso de los Diputados con un resultado espectacular, pero ¿qué pasará ahora que ya forman parte de la casta, de los privilegiados, de los de arriba? De momento, ser víctimas de escraches como antes fueron “escracheadores” ¿y mañana? mañana será otro día, Escarlata o’Hara.

Síguenos en @Rebeldia_es

pensamientos de 2 \"Colau, desahuciados y escraches.\"

  1. Yo no entro a valorar la reivindicación laboral o política de los manifestantes sino el cinismo de aquellos que ayer consideraban el escrache como medicina democrática y hoy terrible agresión fascista. Imagino, que como todo en la vida, hay varias versiones, hay intereses políticos contrapuestos y hay afinidades o falta de ellas personales, pero esa no es mi guerra.

  2. He visto esto por ahí…

    Lo que la verdad esconde

    Yo soy Policía Municipal de Madrid y me avergüenzo de la “manifestación” que ha tenido lugar esta mañana contra el gobierno presidido por Manuela Carmena.

    No solo estoy en desacuerdo con el motivo de dicha convocatoria, ya que no creo que hubiesen razones objetivas para su celebración, si no que además pienso que estos compañeros han equivocado totalmente el modo de protestar, utilizando la misma violencia que tanto critican.

    Gracias a Dios, somos MUCHOS los que pensamos diferente. Somos MUCHOS los que hoy nos solidarizamos con nuestro Concejal agredido.

    Voy a tratar de explicar cuanta crueldad ha tenido este gobierno “anti-policía” con nuestro amado cuerpo y los puntos clave que han originado este enfrentamiento:

    – Nos han devuelto, sin ninguna obligación legal, el 25% de la paga extra que el PP nos robó en 2012.

    – A finales de este mes nos devuelven, otra vez sin ninguna obligación legal y sin que el gobierno central actue en la misma linea, el 50% restante de la misma.

    – Están luchando para reintegrarnos el exceso de jornada que Ana Botella incrementó durante el verano. Tampoco tienen ninguna obligación legal de hacerlo. Es más, nadie se imaginaba que vería jamás ese ingreso en su nómina. Hablamos de 600 euros por policía.

    – Nos han consolidado las ayudas sociales que el PP nos arrebató: guarderias, estudios, odontología, optometría…
    Aún recuerdo cuando estos “pro policías” querían hurtarnos nuestros días de libranza e imponernos un convenio abusivo e inmoral. El miedo del Madrid Arena y la presión de los Juegos Olímpicos les hizo recular en el último minuto.

    – Han eliminado un curso de inglés inútil e inservible que Ana Botella nos impuso durante 102 horas al año. La mayoría lo superaba instalando un pequeño programa que repetía una secuencia mientras dormían.

    – Han destruido el contrato por el que Ana Botella pretendía ALQUILAR 636 patrullas (renault scenic báscicos) a 58.000 euros cada uno, durante 4 años. Un ROBO a mano armada!!

    Posteriormente el Ayuntamiento ha realizado uno nuevo en el que HA COMPRADO 130 Renault Scenic (más que suficientes), rotulados, con emisora, seguro, renting, mampara, rotativos, etc. por 20.000 euros cada uno. El ahorro es evidente. Estos son de color blanco porque así lo ordena la legislación europea.

    ¿Y qué ha hecho Carmena con el dinero ahorrado? Ha encargado 5.000 chalecos antibalas, valorados en 700 euros, para cada policía.

    ¿Qué hizo Ana Botella para abordar el problema de la falta de chalecos? Compró 7.000 camisetas interiores, de peor calidad que las báscias del Zara (sólo somos 2.500 policías que trabajamos en la calle), para que pudiesemos utilizar, encima de ellas, los chalecos anti balas mugrientos que hay en el maletero de los patrullas. Lógicamente fueron a parar directamente a la basura.
    ¿Cuánto costó cada camiseta? 37 euros!! 37 x 7.000 = mucho dinero ROBADO.

    – Durante el gobierno del PP, cada policía tenía asignado 1.500 euros ANUALES para recambios de vestuario. A ver si alguien conoce a uno solo que piense que se han gastado en él tan solo 50 euros. ROBAR, ROBAR Y ROBAR!!!

    – Han cerrado tres bares municipales donde los policías desayunaban y merendaban.
    ¿Por qué lo han hecho? Porque los beneficios de estos (50.000 euros anuales) iban a parar al bolsillo algún/os particular/es. Utilizaban dependencias municipales (pagadas por los madrileños) y policías municipales (pagados por los madrileños) para enriquecerse individualmente, sin pagar impuestos, alquieres de locales, ni declarar venta alguna, etc.

    Algunos policías han asegurado que estos beneficios se empleaban para comprar las coronas de los compañeros fallecidos. Y así fue en una pequeñísima parte.
    Este gasto ha sido asumido por la Corporación, por primera vez en la historia!!

    – El Ayuntamiento ha tratado por todos los medios de que los aspirantes a policías, que superaron su oposición hace meses, pudieran formarse en una academia situada en la ciudad de Madrid. La señora Cifuentes ha preferido que lo hagan en Ávila, cobrándoles la manutención, el alojamiento, la lavanderia, etc. Gracias al PP, cada alumno cobra únicamente 300 euros mensuales.

    – Gracias al PP, que no ha convocado oposiciones para policía durante 7 largos años, mientras la gente se jubilaba, FALTA PERSONAL.

    Las Unidades Integrales de Distrito, LA BASE de la Policía Municipal de Madrid, estan DESBORDADAS. Sus integrantes no pueden librar lo que les corresponde porque las necesidades del servicio se lo impiden, y siendo tan pocos, se juegan la vida frecuentemente.

    El Ayuntamiento, lógicamente, ha decidido reubicar al personal de ciertas unidades espcializadas para dar apoyo a los distritos.

    Este es el caso del GAZ, unidad que prestaba servicio de paisano para perseguir el botellón (600 euros de multa) y la venta ambulante.
    Yo no digo que no sean temas importantes, porque para el que los sufre pueden ser capitales, pero creo que primero han de atenderse los accidentes, los incendios, los auxilios a personas, las reyertas, las violencias de género, etc.
    Una cosa es priorizar y otra muy distinta dejar de perseguir infracciones.

    – Pero sin duda el tema que ha desatado la ira del sector más radical del cuerpo, ha sido el siguiente:

    El Ayuntamiento pretende CAMBIAR las UCS (antidisturbios municipales) por otra unidad similar que sea EFECTIVA, y reubicar mientras a sus agentes en los distritos, donde hacen MUCHA falta.

    ¿A qué se dedican las UCS?
    – No actúan en manifestaciones ya que el orden público es competencia del Cuerpo Nacional de Policía y porque el PP jamás les dotó de MEDIOS (escopeta franchy) para trabajar en grandes concentraciones de personas ni para repeler un ataque.
    – Gracias a Manuela Carmena ya no desahucian a familias.
    – Algunos de ellos dicen que colaboran con los distritos. MENTIRA!! Jamás les he vitsto ayudando a un compañero en apuros.
    – Dicen que hacen controles en la Cañada Real. ¿Y de qué sirven? El hecho de que allí se venda y se consuma droga es una decisión política. Las Barranquillas desaparecieron de la noche a la mañana por una decisión política.

    Además del “sin sentido” de su existencia, a los componentes de las UCS les falta preparación. Están a años luz de la UIP en cuanto a técnicas de intervención.
    Físicamente, hay compañeros muy aptos, pero hay MUCHOS otros con sobre peso y/o edad avanzada.

    Compañero, despierta!! Para que ellos vivan bien, TÚ debes renunciar a tu libranza y hartarte a trabajar.

    Como dato añadiré que la manifestación de esta mañana ha sido convocada por el sindicato CPPM. Un sindicato pro PP, que vivía muy bien durante sus gobiernos, que nos vendió de manera vil y rastrera durante las últimas negociaciones con la Administración, y que ganó las elecciones regalando un Ipad a todo el que le votaba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *