Muros que van cayendo: Obama visita Cuba.

Obama visita Cuba.

Muros que van cayendo: Obama visita Cuba.

Reproducimos el texto histórico que el Presidente Obama ha escrito en su cuenta de Twitter a las 16,05:
“Next month, I´ll travel to Cuba to advance our progress and efforts that can improve the lives of the Cuban people”.

Obama visita Cuba, si, el Presidente de los Estados Unidos Barack Obama realizará una histórica visita a Cuba el próximo 21 de marzo junto a su esposa, según informó ayer la web oficial de la Casa Blanca. Esta visita constituirá el primer viaje a la isla caribeña de un mandatario estadounidense en funciones en 88 años.

En entrevista a Yahoo News el pasado diciembre, Barak Obama declaró su deseo de visitar la Isla en 2016, pero solo si se hubiese alcanzado un progreso suficiente en las relaciones bilaterales entre ambos países y si le permiten reunirse con disidentes políticos, como parte de un esfuerzo por “impulsar al gobierno cubano en una nueva dirección”. En respuesta a estas declaraciones del mandatario, un representante del Ministerio de Asuntos Exteriores de Cuba declaró a su vez que el Presidente Obama encontrará abiertas las puertas de la isla, siempre y cuando no venga con la intención de interferir en sus asuntos internos.

Ante estas tensiones, que permanecen vigentes a pesar de los enormes pasos que ya han iniciado lo que parece un deshielo irreversible en las relaciones entre ambos países, el viaje de Obama a Cuba se plantea como una gran interrogante. Según las declaraciones hechas hasta el momento por un funcionario de la administración, la visita será parte de una gira por América Latina y podría coincidir también con el viaje a la Isla de un equipo de béisbol de Grandes Ligas.

Cuando el pasado 20 de julio de 2015 quedaron inauguradas las embajadas de Cuba y Estados Unidos en ambos países y el secretario de Estado John Kerry izaba la bandera norteamericana que desde entonces ondea en pleno malecón habanero, los titulares lo recogían como una fecha histórica que marcaba algo así como el fin total de la Guerra Fría. Pero en ese terreno queda mucho aún por andar y la visita de Obama será sin dudas un paso importante… ¿de avance?

Por tercera vez se encontrarán en persona Obama y Raúl Castro, en esta ocasión en terreno favorable al mandatario cubano, quien recibirá a un presidente norteamericano que, si bien ha tenido el mérito de iniciar este histórico proceso de normalización, no ha conseguido barajar las cartas que están en su lado de la mesa en este acercamiento: el levantamiento del embargo –vigente desde hace más de medio siglo- y la devolución del territorio de la base naval de Guantánamo. No parece además que vaya a lograrlo antes de terminar su mandato, a pesar de haberlo propuesto públicamente, en el caso del bloqueo, que, de no ser por razones de Estado, él mismo estaría incumpliendo al visitar la isla.

Desde el célebre 17D (17 de diciembre de 2014, día en que Obama y Castro anunciaron públicamente el inicio del deshielo) a la fecha, el presidente norteamericano ha conseguido flexibilizar –no eliminar- en buena medida algunas de las imposiciones básicas del embargo, como la prohibición de los viajes a Cuba, entre otras. Gobernadores, senadores y representantes de ambos partidos han apoyado estas medidas, con vistas a eliminar un embargo que desaprueba la mayoría de los estadounidenses y la comunidad internacional. Pero a pesar de ello su levantamiento definitivo no acaba de realizarse.

La propia posición de Obama al respecto ha llegado a ser contradictoria, aunque parece terminar inclinándose a favor de la supresión del bloqueo. En septiembre de 2015, a sólo dos meses de inauguradas las embajadas, el presidente renovó la Ley de Comercio con el Enemigo, una legislación de 1917 que le otorga al líder de la Casa Blanca la potestad de restringir el comercio con países “hostiles” a los Estados Unidos y aplicarles sanciones económicas en “tiempos de guerra” o “emergencia nacional”. Esta medida ha sido renovada por todos los presidentes norteamericanos desde 1959 – a pesar de no haberse decretado ningún estado de emergencia o tiempo de guerra con la mayor de las Antillas-, siendo Cuba el único país para el cual está vigente, tras suspender la legislación para Corea del Norte, en 2008.

Sin embargo, en enero del presente año, en un Informe al Congreso, Barak Obama hizo un llamamiento a este cuerpo legislativo a levantar el embargo: “Cincuenta años de aislar a Cuba fracasaron, colocándonos en retroceso en América Latina”, declaró el presidente, quien se pronunció, incluso, a favor del cierre de la prisión de Guantánamo.

Aun así, no parece que existan los votos suficientes para llegar a término en ese sentido. Continúa existiendo un lobby de mucho poder en contra de la normalización de relaciones y la gran expectativa está en los resultados de la presente campaña electoral, que ante esta visita de Obama podría incluir el tema Cuba como punto importante de los debates.

El candidato presidencial por el Partido Republicano Marco Rubio, de origen cubano, declaró al conocer la noticia que si él fuese presidente nunca visitaría Cuba a no ser que se tratase de “una Cuba libre”: “El gobierno cubano es una dictadura comunista anti-americana. Es un régimen represivo”, añadió quien ha sido un ferviente crítico del primer presidente negro de los Estados Unidos.

Por su parte, el candidato presidencial Ted Cruz, hijo de emigrantes cubanos, también condenó la decisión de Obama de visitar Cuba: “Creo que es un verdadero error. El presidente debería estar trabajando por una Cuba Libre… necesitamos a un presidente que se levante contra nuestros enemigos”.
Sin embargo uno de los candidatos demócratas, Bernie Sanders, apoyó desde el principio al Presidente.

Pero la plena normalización con Cuba también tiene núcleos de poder a su favor: cientos de empresarios y políticos ya se afilan los colmillos con las oportunidades de negocios que presenta una isla prácticamente virgen en esa materia y a menos de 200 kilómetros de sus costas. Por otra parte, la diáspora cubana de hoy, cuyo voto en las elecciones es considerable, está cada vez menos politizada y a favor de poner fin a un conflicto con su tierra natal que no le aporta nada a las más recientes generaciones de ambos lados del estrecho de la Florida.

Aquí puedes leer el informe de Cuba sobre Sobre la resolución 69/5 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, titulada “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”

Síguenos en @Rebeldia_es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *