Propósitos de año nuevo 2016

Propósitos de año nuevo

Propósitos de año nuevo

El director del blog rebeldia.es me ha pedido escribir una entrada sobre propósitos de año nuevo y no puedo negárselo. También quiere que escriba sobre rebeldía, y qué mejor manera de hacerlo que escribiendo unos propósitos de año nuevo con un toque especial, fuera de lo convencional, porque los propósitos de año nuevo tradicionales acaban por no cumplirse. Así que te dejo el mejor método para cumplir todos los propósitos de año nuevo que encontrarás en la red.

Rebeldía frente a un estilo de vida poco saludable:

Nuestro estilo de vida dependiente del dinero, el móvil, el ordenador y las comunicaciones en tiempo real, nos lleva en ocasiones a vivir una vida desequilibrada en varios aspectos.
No importa cuanto nos esforcemos, parece que nunca es suficiente. No nos da tiempo a comer bien, estamos tan cansados al salir del trabajo que no hay quien vaya al gimnasio o salga a correr, y así un larguísimo etcétera.
Mi experiencia me enseña que abordar estos propósitos de año nuevo por separado no suele ser seguro. La razón es que si ya de por sí vivimos una vida estresante, cargarse con otras responsabilidades imposibles de cumplir lo único que consigue es aumentar la frustración y la sensación de fracaso.
La alternativa es rebelarse contra este modo de vida. Rebelión absoluta y completa, de una vez y para siempre, y esta rebelión la vamos a basar en tres ejes: la buena alimentación, la actividad física y mental y el descanso adecuado.

  • Buena alimentación:

A mediados del año pasado comencé a cambiar mi dieta paulatina pero inexorablemente y hoy puedo asegurar que soy otra persona. No sólo he perdido 10 kilos sino que me siento a mí mismo, y mi relación con mi entorno, mucho más relajado y con una perspectiva diferente: mi vida tiene sentido y estoy totalmente integrado en ella, soy el dueño de mis acciones.
En mi dieta como cuando y cuanto me apetece de un menú compuesto de arroz, pasta, legumbres cocidas y verduras frescas y crudas como tomate, cebolla, perejil, ajo, pimiento y otras. Estas ensaladas se aliñan con una salsa de aceite de oliva virgen, zumo de limón, ajo picado y sal, también, a veces, se espolvorean con especias como comino, pimienta, orégano y otras. También como muchos purés de estos mismos ingredientes a los que añado calabaza, remolacha etc. Al atardecer (o cuando me entra hambre) como frutas y frutos secos, naranjas, granada, nueces, jengibre…
La carne y el pescado lo tengo restringido a una o dos veces cada 9-10 días. Suelo comer preferiblemente pescado porque es esencial para mantener el cerebro en acción. Cuando como carne o pescado, intento que no sea frito o rebozado, mucho mejor a la plancha o al horno.
Me he prohibido el azúcar (si, es difícil, pero no imposible), por ser un veneno demostrado y un estimulante tóxico al servicio de la mejor maquinaria financiera, bancaria y exclavista. No bebo destilados ni bebidas carbónicas pues son igualmente veneno al mismo servicio. Bebo sólo buen vino, y sólo cuando procede.
Es recomendable comprobar los niveles de vitaminas regularmente, sobre todo la D, que previene la depresión y el carácter agresivo. Finalmente recomiendo también un ayuno de 24 horas cada 10-12 días para limpiar el cuerpo de toxinas.
¿Sabías que la OMS recomienda no ingerir mas de 50 gramos de azúcar al día? Te reto a que un día cuentes la cantidad de azúcar que tomas comprobando los envases y paquetes, te llevarás una sorpresa. Ojo avizor porque los alimentos envasados contaminan, tienen añadidos intolerables y cuestan un ojo de la cara, evítalos siempre que puedas, o sea, siempre.

  • Actividad física:

Tener una vida larga y satisfactoria es imposible sin actividad física. El cuerpo humano está adaptado para la actividad física, no para estar todo el día sentado. No obstante, ir al gimnasio a machacarse en una cinta o una máquina de pesas también me parece una barbaridad.
Yo recomiendo pasear y realizar otras actividades físicas más placenteras. La recompensa del cuerpo bonito y lustroso no es suficiente para garantizar la actividad física frecuente. Lo importante de la actividad física es que sea placentera. Yo prefiero practicar un deporte que me guste (el squash es mi elección) con mi pareja y mis amigos, o dar un paseo o remar en barca en el Retiro. Hay otros deportes baratos y divertidos como el bádminton, el ping pong o la petanca. Prueba y verás como repites.

  • Descanso adecuado:

Es importantísimo dormir bien, al menos 8 horas todos los días. Pero no siempre es fácil irse a la cama y dormirse inmediatamente. El insomnio es un problema frecuente, sobre todo debido al estrés. Una buena alimentación mejorará tu sueño. He descubierto que meditar antes de irme a la cama, o leer un libro, me ayuda sobremanera a conciliarlo. Los expertos dicen que es bueno desconectar de los aparatos electrónicos una hora antes de dormir, ya que éstos incrementan el grado de alerta y atención.
Es importante recordar que el descanso no es solamente dormir. También hay que saber cuando termina la jornada para relajarse, y reservar un día a la semana para salir de la ciudad o hacer algo fuera de lo común.

Rebeldía contra los falsos valores:

Tener valores en la vida es fundamental, pero si nos detenemos un minuto a descifrar qué valores imperan en la sociedad nos llevaremos una sorpresa: culto al ego y al dinero, avaricia material, irresponsabilidad …
Aspirar a unos valores extraordinarios asegura poder cumplir los propósitos de año nuevo. Quiero decir, que entregarse a un deseo irrefrenable por ganar más dinero no va a hacer que lo ganes: con este valor es más fácil convertirse en corrupto que en emprendedor.
En cambio, cuando uno está tranquilo porque sabe que lo que hace es lo correcto, las posibilidades de cumplir los compromisos de año nuevo aumentan pues se pone el esfuerzo donde se debe. La rebeldía contra los falsos valores establecidos se organiza en cuatro ejes: la promoción de valores extraordinarios, la meditación, el cultivo de la sabiduría y el compromiso social.

  • Promoción de valores extraordinarios:

Ser rebelde no es contestación, no es protesta, no es queja ni confrontación. Rebeldía es compromiso, es estar seguro de lo que hay que hacer para rehabilitar la vida en la Tierra y de lo que no hay que hacer para fastidiarla aún más. Rebeldía es tolerancia con el diferente, exigencia de justicia, compromiso con la solidaridad y defensa activa de la paz. Rebelde es el que en sus acciones diarias, en las pequeñas o grandes cosas que acontecen en la vida, ve una oportunidad para progresar, para aportar lo mejor de sí y mostrar que a pesar de todo merece la pena estar aquí.
Para este año recomendamos incluir en tus valores extraordinarios el cuidado del medioambiente y la mitigación del cambio climático. Aquí os dejo un enlace para calcular la contribución al cambio climático (te recomendamos reducirla un 10% en 2016).

Calcular huella de CO2

  • Meditación:

La meditación es una práctica milenaria, y se ha demostrado científicamente que ayuda a regenerar el tejido cerebral. Como dice un viejo refrán oriental, “cuando estás estresado debes meditar por lo menos 20 minutos y cuando estás relajado por los menos una hora”.
La meditación ayuda a reducir el estrés y asegura la mente clara para decidir en qué invertir la energía eficientemente, por ejemplo en los propósitos de año nuevo. Es mucho más fácil tener una vida satisfactoria cuando se consigue lo que uno se propone; y obviamente es más fácil conseguir lo que uno se propone cuando se tiene tiempo para reflexionar y planificar. Este es el propósito fundamental de la meditación.

  • Cultivo de la sabiduría:

Asegurar la mente despierta y sana muchos años requiere utilizarla a diario. Aunque leer libros, artículos y otras publicaciones es imprescindible para mantenerse al día, cultivar una o varias disciplinas ayuda a mantener un buen equilibrio vital. La gente con aficiones y pasiones tiene más oportunidades de conseguir sus propósitos de año nuevo porque han aprendido a ser disciplinados haciendo lo que les gusta, sin esfuerzo.
Cuando hayas escogido (o recordado) tu afición, recuerda que hacerlo para ser el mejor no suele dar resultados y que no conseguirlo (sólo uno puede ser el mejor) incrementa la sensación de frustración y fracaso. Mucho mejor disfrutar de las cosas porque nos gustan.

  • Compromiso social:

Rebeldía es consumir el mínimo imprescindible para disfrutar asegurando la naturaleza, es vivir de modo natural sin tratamientos en la alimentación, en las relaciones personales o el compromiso político y social.
Un rebelde contamina el mínimo imprescindible y recicla el máximo posible. Un rebelde no claudica, no abandona el empeño ni el compromiso por mejorar este pequeño mundo, este pequeño espacio en el universo. Un rebelde conoce y siente que es una parte insignificante de un todo en permanente transferencia, en permanente reciclaje, sabe que hoy es agua y mañana hoja y pasado mañana piedra para volver en un ciclo eterno a formar parte de la vida.
Un rebelde no malgasta gas ni electricidad, consume productos locales siempre que puede y cuida de sí y de su medio alimentándose principalmente de vegetales. Un rebelde cuida su salud física y mental, cuida su piel, sus manos, sus ojos, sus oídos, su corazón, su cuerpo entero con tesón y abnegación absoluta. Es por todo ello que para el año que entra debemos adquirir hábitos y actitudes rebeldes:
– Consumir lo mínimo para vivir y confrontar.
– Reciclar el máximo para cuidar, recuperar y asegurar nuestro hogar, la Tierra.
– Estudiar, leer y pensar para cuidar la mente y meditar para profundizar en uno mismo, en lo que somos y lo que es gracias también a nosotros.
– Cuidar de ti, mantener o asegurar tu salud mediante el ejercicio, la alimentación y la higiene.
– Trabajar, colaborar con la comunidad.

Conclusión:

Tómate un rato para pensar sobre este método. Toma las ideas que mejor te parezcan y compártelo con tus allegados para construir un ambiente más propicio y satisfactorio para ti y los tuyos. Verás como al tomarte estos consejos seriamente, ningún propósito de año nuevo será imposible:

Hacer ejercicio, aumentar la productividad o encontrar trabajo, ahorrar dinero, colaborar en causas justas, hacer algo bueno por alguien todos los días, encontrar pareja, bajar de peso, dejar de beber alcohol, fumar u otras adicciones, alejarse de las personas tóxicas, comer más saludable, beber más agua, ser más cariñoso(a) con tu pareja, vivir con menos estrés, dedicar más tiempo a mis hijos, ser más ecológico, visitar más a mis amigos y a mis familiares, mejorar mi casa, leer un libro más que el año pasado, ser más positivo(a), aumentar tu autoestima, decir más “Te quiero” a las personas que amas …

Feliz año nuevo, síguenos en twitter en @rebeldia_es.

Nota: deja tus dudas y sugerencias en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *