Sálvame de Pus y la UGT de Méndez.

Alvarez y la UGT

Sálvame de Pus y la UGT de Méndez.

He leído en Ok diario dirigido por un tal Eduardo Inda que en el 42 Congreso de la UGT ha ganado un independentista. También he leído en algún sitio que Josep Álvarez ha sentido la catalanofobia en su viaje hasta la Secretaria General de UGT, tras la larga era Méndez.

Lo del tal Inda no merece comentario y lo reflejo aquí como ejemplo de mala praxis y de incultura política y sindical, pero si quiero aprovechar las declaraciones de Álvarez para que discurramos sobre algunas cuestiones de interés sindical.

Aunque no asistí presencialmente al congreso tengo que señalar que estuve muy presente sobre todo en los prolegómenos de la elección de los candidatos a petición de amigos y conocidos que me solicitaron consejo y ayuda, en algunos casos, sobre el proceso de intervención de Méndez y sus secuaces, así llamaban mis amigos a los colaboradores del anterior Secretario General, en la elección de la nueva ejecutiva confederal.

Mendez y el 42 congreso

En primer lugar tuve que advertirles que Méndez sufriría un castigo ejemplar en la elección de la nueva dirección y esto por varias razones, a saber: una cosa es despedirse, los delegados suelen ser condescendientes con el que se va, no hay que olvidar que una ley cuasi sagrada en política dice: “a enemigo que huye, puente de plata”, y otra muy distinta es pretender quedarse a través de interpuestos.

En segundo lugar, los delegados y delegadas suelen ser sindicalistas con el culo pelao como gusta decirse también en el seno de la UGT y en ese sentido la presentación de 307 avales por la candidatura de Álvarez no dejaba lugar a dudas de quien iba a ganar la elección.

En tercer lugar, la inclusión a última hora de ese mirlo blanco que ha acompañado a Méndez en toda su andadura, Toni Ferrer, como Secretario de Acción Sindical, era una muestra de lo mal que llevaban sus contrincantes la organización del traspaso de poderes de Méndez a Méndez por intermediación de Cilleros.

Y por último, las Federaciones y territorios que acompañaban a Álvarez, Cataluña, FSP, Metal, País Valenciano, no tenían rival, ni tienen, en el seno de la UGT, en preparación sindical, en capacidad estratégica y en disciplina. En definitiva se enfrentaban un ejército comanmdado por Álvarez y una banda dirigida por Méndez. No había color.

Aunque me pidieron que hablara con algunos delegados, y así lo hice, nunca dudé, desde el día en que conocí la candidatura de Álvarez y sus apoyos, de que éste ganaría el 42 Congreso Confederal.

A todo esto y conociendo la UGT y a Cándido Méndez sigo sin comprender las razones por las cuales cometió, en su último acto, un error tan imprudente que ha dejado a la Organización partida en dos y en manos de un Secretario General que aterriza en Madrid con el marchamo de independentista por mor de la campaña que el propio Cándido y su equipo realizaron contra él. Las voces internas hablan de agradecimiento a una tal Carmen López por su actitud en el trato que dispensó, en su último trance, a Concha Espinosa, la amiga que colocó en la Universidad de Alcalá de Henares a Encarna, esposa de Cándido. La López, diputada socialista y auxiliar de enfermería del Hospital Ramón y Cajal, ejercía de promotora de la candidatura de Cilleros mientras invitaba, a Méndez y Cilleros acompañados de sus respectivas, a degustar las viandas que les proporcionaba en su casa de Fuenlabrada mientras sufrían viendo por televisión las múltiples derrotas del Real Madrid, equipo del que el grupito es forofo y así, dicen los ugetistas, se coció la candidatura del sucesor apoyado por Méndez y la auxiliar de enfermería.

Para este guisado mejor que Méndez hubiera ido al palco de Florentino.

Si esto es así, y muchos ugetistas lo piensan, Cándido Méndez ha convertido la UGT en un vodevil, en un Gran Hermano sindical, en un Sálvame de Pus, en estos últimos años.

Quiero pensar que hay vida más allá de la caspa y por esta razón quiero aportar desde estas páginas mi granito de arena para que la UGT vuelva a ser el sindicato que los trabajadores merecen.

Si algo ha demostrado este congreso es que en la UGT la catalanofilia es superior, en fuerzas y en capacidad, a su contraria la catalanofobia, de no ser así, Álvarez no habría ganado el congreso, pero esto que no es mas que un petit assumpte que no debe esconder ninguno de los grandes problemas a los que se enfrenta la nueva dirección.

Se enfrenta a una Organización desprestigiada por casos flagrantes de corrupción y de dejadez política y sindical. Se enfrenta a una falta clara de profesionalidad y preparación de sus cuadros y de muchos de sus técnicos y trabajadores. Se enfrenta a una acción sindical confederal basada en los grandes encuentros (comidas) entre burócratas empresariales y sus homólogos sindicales. Se enfrenta a una práctica de uniformidad en la que se prefiere el silencio disciplinado del cementerio a la bulla pendenciera de las controversias. Se enfrenta a una participación escasa, casi nula, de los afiliados, y de los trabajadores en general, en la toma de decisiones y en la elección de los representantes y dirigentes. Se enfrenta, en definitiva, a una práctica sindical que ha preferido la garantía de continuidad de sus cuadros y dirigentes a la incorporación de savia fresca y juventud luchadora.

Felicito a Josep Álvarez y a la nueva dirección y les deseo lo mejor por el bien de los trabajadores, por la continuidad de la UGT y porque todos nos merecemos despertar de este sueño en el que nos sumió Méndez con sus complejos.

Mendez y el 42 congreso

Síguenos en @Rebeldia_es

pensamientos de 2 \"Sálvame de Pus y la UGT de Méndez.\"

  1. Menos mal que acabó esta “era Sindical Mesozoica”. Mesozoica por la duración, y por la extinción del dinosaurio.

    Ozú lo que ha durado ahí el hombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *