SIN GOBIERNO: PEDRO Y PABLO SE REUNEN PARA NADA

sin gobierno

SIN GOBIERNO: PEDRO Y PABLO SE REUNEN PARA NADA

Enésimo acto de este sainete en el que vivimos inmersos los españoles desde que el pasado 20 de diciembre, las urnas depararan una aritmética parlamentaria endiablada, sin un mayoría clara ni de izquierdas, ni de derechas, que hacía presagiar que acabaríamos teniendo que repetir las elecciones: reunión de Pedro Sánchez, todavía líder del PSOE y Pablo Iglesias, líder todopoderoso de Podemos.

No deja de sorprender que alguien que ha perdido las elecciones como Pedro Sánchez, que ha cosechado el peor resultado de la historia reciente de su partido, 89 míseros diputados y que ha fracasado en la investidura, algo inédito desde el advenimiento de la democracia, siga vendiendo a la opinión pública que puede llegar a ser Presidente del Gobierno y nada menos que con un pacto transversal a izquierdas y derechas del que no quieren oír hablar ninguno de sus posibles socios de Gobierno.

Antes de reunirse con Pablo, para no enfadar a su socio de gilipacto, Albert, el socialista tuvo que escenificar una reunión previa con este último, sin ningún contenido en concreto, salvo para dar la imagen de que no le iba a ser infiel al día siguiente. Todo muy mediático, todo muy televisivo, todo muy poco útil para los españoles que sufrimos el paro, la desigualdad salarial, las condiciones leoninas del actual empleo o la única salida del autoempleo, la carísima universidad de nuestros hijos, las hipotecas eternas por pisos que hoy valen la mitad de lo que debemos al banco, la carga de nuestros mayores o dependientes sin ayuda del Estado… y así podría seguir durante varios párrafos.

Hoy se ha producido el tan esperado como estéril encuentro entre los líderes del segundo y el tercer partido de España, sabedores ambos de que juntos, no llegan a los escaños suficientes para gobernar, pero queriendo cada uno, socios distintos de Gobierno. De un lado, Sánchez quiere, ahora, un pacto transversal que incluya a Ciudadanos y Podemos, algo a lo que no está dispuesto Pablo. De otro lado, Iglesias quiere un pacto a la valenciana, que traducido a la aritmética parlamentario quiere decir que pacte PSOE, Podemos, IU, Compromís… y que se abstengan los secesionistas catalanes de ERC y la antigua Convergencia, algo que tiene prohibido el socialista por su Comité Federal.

Pablo Iglesias, para ofrecer ese Gobierno a la valenciana, insisto, con la necesaria complicidad de los secesionistas catalanes, cede y renuncia a ser el vicepresidente plenipotenciario del Gobierno de Sánchez pero sigue sin querer el ofrecimiento transversal que le exige Pedro Sánchez. Además insiste en la vía del 161 que son los votos que se suman los partidos de “izquierdas” pero que ya he explicado que son insuficientes para alcanzar la mayoría necesaria para que el socialista fuera investido, por lo que siguen haciendo falta los votos o su ausencia de ellos, de los secesionistas catalanes, algo que no es posible.
Se mantiene inamovible la exigencia de que Podemos tenga la vicepresidencia del Gobierno de coalición entre Sánchez e Iglesias, luego solo se renuncia a que sea éste el que ocupe el cargo, amén de los Ministerios exigidos desde el primer momento. Se insiste en que la coalición de Gobierno no incluya a Ciudadanos y que éstos se abstengan y dejen gobernar a PSOE y Podemos, “respetando el gilipacto”, algo a lo que Albert Rivera ya ha dicho que no está dispuesta su formación.

Tras escuchar a Pablo Iglesias, llega la comparecencia de Pedro Sánchez y deja claro que el PSOE sí tiene asumida la aritmética parlamentaria, ni es posible la vía del 131, los escaños que suman el pacto PSOE, Ciudadanos y Coalición Canaria, pero tampoco lo es la vía del 161, que es la suma de escaños del PSOE, Podemos, Izquierda Unida y Compromís. Por lo que el socialista sigue apostando por un gobierno transversal de PSOE, Podemos y Ciudadanos que sumarían 199 escaños.

El problema con el que se enfrenta Pedro Sánchez es que ninguno de sus posible socios de gobierno quieren serlo con el otro, Podemos no quiere estar en el Gobierno con Ciudadanos y solo busca su abstención y Ciudadanos no quiere ver ni en pintura a Podemos y busca la abstención del Partido Popular, lo que ya es rizar el rizo porque los populares se han quitado del medio y esperan pacientemente que todos fracasen y hayan nuevas elecciones que les permitan permanecer en La Moncloa.

Mí resumen de lo sucedido hoy es que nada ha cambiado salvo que Pedro y Pablo ya no se miran con cara de pocos amigos sino que han hablado de cine, de series, de literatura y han descorrido el telón de acero que los separaba. Dice Pedro Sánchez que hoy estamos más cerca del pacto que ayer, no lo creo. En estos días estamos asistiendo a los primeros actos de la nueva campaña electoral, en la que Pablo Iglesias se presentará como un mártir que ofreció su cabeza para que hubiera gobierno de progreso y Pedro Sánchez se presentará como un hombre de Estado que ha tratado de poner de acuerdo a la mayor parte de fuerzas políticas posibles para garantizar que la legislatura fuera realmente de cambio.

Hoy, que el socialista ya no siente sobre su cuello la espada de Damocles de un Congreso Ordinario del PSOE en el que Susana Díaz le arrebataría la Secretaría General, puede permitirse el lujo de una repetición de elecciones en las que no ganaría mucho, pero sin duda, tampoco perdería como sí lo harían, más que previsiblemente, Podemos, que tendría casi imposible repetir confluencias y que no tiene cerrada la absorción de Izquierda Unida. Eso le sitúa en una posición de privilegio de cara a esta última fase de las negociaciones, veremos de qué forma la aprovecha.

Síguenos en @Rebeldia_es

pensamientos de 3 \"SIN GOBIERNO: PEDRO Y PABLO SE REUNEN PARA NADA\"

  1. Ni de economía, ni de desempleo, ni de precariedad, ni de pobreza, ni del desastroso estado de la Sanidad, ni de los recortes en Educación, ni de nada que no sean los sillones de uno y otro.

  2. Y de economía quien habla? Por que nadie nos dice q supondría el aumento del gasto q quiere podemos para nuestros bolsillos, esta de acuerdo el Psoe en ese gasto?.Solo piensan en ellos y sus cargos, nos llenan de palabras huecas, (progresista/reformista) cuando saben q sin el PP no reforman nada.Nos toman el pelo, creo q la gente está tomando nota y en contra de lo q se dice si hay nuevas elecciones no va a pasar lo mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *