Vivir sin dinero II: Elf Pavlik conecta al mundo.

Elf Pavlik vivir sin dinero

Vivir sin dinero II: Elf Pavlik, conecta al mundo.

Desde su temprana adolescencia en Gdansk, Polonia, Pawel Stanszyk (nombre que le dieron sus padres y que aparece en su cuenta de Facebook) se mostraba hábil con las computadoras y tan cómodo en Internet como en su casa. A nadie le extrañó que se convirtiese en un exitoso ingeniero experto en tecnología, con un puesto en una gran empresa en San Francisco. Pero en pleno inicio de lo que prometía ser una ascendente carrera profesional, este joven comprendió que su trabajo no implicaba ningún beneficio para nadie. Con él simplemente recibía un salario y su empresa competía mejor o peor con otras de su tipo. No existía un bien real, un aporte a la humanidad, y eso, definitivamente, no era saludable.

Un buen día decidió apartar al dinero de sí. Probó durante tres meses, sin un solo dólar, y la experiencia le resultó satisfactoria, emancipadora. Así que se dispuso a dar el paso definitivo. Reunió dinero para viajar a Europa y una vez en el viejo continente, sus bolsillos no han vuelto a acoger a una moneda o billete nunca más. Han pasado casi siete años. Ahora elf Pavlik -así se ha bautizado, con minúscula, en referencia a las místicas criaturas del bosque- tiene otras prioridades en su vida: que su trabajo sea beneficioso para otras personas y hacer que estas experiencias alternativas se conecten, interactúen y se fortalezcan a través de la web.

Todo empezó en 2009, de regreso a Gdansk. Desde allí quería viajar a una granja de permacultura en Oporto de la cual había oído hablar (ver página del proyecto). Una mochila, una laptop, un buen par de zapatos y una máquina de afeitar eléctrica fueron su equipaje. El vuelo a Portugal y el autobús que lo condujo a la granja fueron sus últimos billetes de transporte pagado. Desde entonces no usaría dinero nunca más.

De Oporto se fue a una eco-villa cerca de Lisboa, donde permaneció otros tres meses y conoció sobre otras personas que, como él, habían dado el paso de renegar del dinero. Así, comenzó a moverse por bases, campamentos y proyectos solidarios de diversos tipos en diferentes ciudades y países.

Desde el primer año de esta nueva vida, Elf decidió dar otro gran paso: no solo vivir sin dinero, sino también sin Estado, sin papeles, sin país (State-less). No le convencía la idea de las fronteras, los límites, las naciones; le suponían un concepto similar al del dinero, así que depositó su pasaporte, su licencia de conducir y su identificación nacional en los apropiados contenedores de reciclaje (a cada uno le correspondía uno diferente) y empezó a considerarse un verdadero ciudadano del Mundo.

Sus principios y forma de vida fueron evolucionando a partir de sus experiencias y aprendizaje. Poco a poco empezó a adentrarse en el mundo del auto-stop, las carreteras, los viajes libres o el re-aprovechamiento de la comida desechada. Al mismo tiempo su activismo social se incrementó, participando en foros, proyectos de educación alternativa y desarrollo de software y otras tecnologías para conectar y agrupar experiencias de todo el mundo.

Al principio, cuenta el propio Elf en una entrada en la web (Narrativa de un elfo), fue difícil, extenuante, pero “después de viajar más, ver muchos lugares, comencé a distinguir mejor quien podía trabajar en qué proyectos y donde podía encontrar una comunidad. Poco a poco la vida fue fluyendo. Me tomaba menos tiempo ocuparme de lo básico y pude empezar a participar más en proyectos online”.

“En 2011 o así -sigue contando Elf-, me empeñé en emplear Internet para la colaboración, cooperación y el intercambio de recursos. Quería usar la tecnología para organizarnos. Mi principal énfasis se dirigió desde entonces en cómo crear redes de una forma distributiva, participativa en vez de plataformas centralizadas”.

Elf Pavlik, a quien muchos definen como “hacker”, pretende una redistribución de la tecnología bajo los principios de apertura, descentralización, compartimento, libre acceso y mejoramiento global. Buena parte de sus códigos se encuentran disponibles en el siguiente enlace: y le encontramos muy activo a través de su usuario de Twitter @elfpavlik. También cuenta con un canal de youtube en donde podemos ver algunos videos relacionados con el activismo de libre información, vida sin-dinero, etc.

Un ejemplo de su actividad online es su participación en las plataformas OuiShare (economía colaborativa) o Permabank (permite a sus miembros prestar e intercambiar productos y servicios), dos de los tantos proyectos que Pavlik ha ayudado a desarrollar. También colabora con Diaspora Project, DSPace (herramienta de código abierto para crear archivos de información virtuales), Sharetribe y además ha sido el iniciador de webs como Polyeconomy (sobre sistemas económicos alternativos al capitalismo), Hackers4peace (comunidad de hackers que trabajan por el beneficio humano) o Moneyless World, ésta útima una base de dato que agrupa y conecta a otros individuos que viven sin dinero.

En esta labor de vínculo virtual entre otros que han escogido vivir como él, Pavlik mantiene una lista de correos y chats con esas personas, quienes establecen entre ellos conversaciones y video-conferencias.

elfpavlik

“Leí en algún lugar -expresa Elf-, que la pobreza no es la falta de dinero sino la carencia de redes de contactos”. “Me interesa más el acceso que la propiedad”. Y a diferencia de otros casos de vida sin dinero, ante el trueque o intercambio prefiere sencillamente compartir: “Las relaciones entre personas deben llevar a un beneficio mutuo. Intento apoyar al común, al procomún, a la comunidad en general. No hago las cosas para obtener algo a cambio. Entiendo el trabajo y las relaciones humanas como si se tratara de la vida familiar. En una familia no se hacen intercambios. Todos colaboran por el bien de todos. Todo lo que haces es por la comunidad”.

A esta forma de relación socio-económica Elf le llama polyeconomía, consumo colaborativo o economía de la solidaridad; concepto que comparte con otros y ayuda a darle continuo significado. Como puede verse en un video sobre Elf y su forma de vida, en el metro o transporte público no compra billetes sino que muestra una tarjeta escrita con su letra sobre una hoja en blanco: “Hola, vivo estrictamente sin dinero desde hace tres años. Viajo sin ticket. Me llamo Pavlik Elf y apoyo la creación de Solidarityeconomy.net”.

Según Elf, ningún ser vivo necesita el dinero, si bien, muchas personas lo emplean esencialmente para obtener objetos de primera necesidad, por lo cual él llegó a la conclusión de que si pudiese tener acceso a las cosas realmente necesarias no tendría que usar dinero: “El dinero solo existe en la imaginación humana- los billetes, monedas, tarjetas de crédito. Cuando un niño pequeño lo mira solo ve papel, metal y plástico. El dinero viene dado a partir de un condicionamiento.”

Sin dinero y sin papeles, Pavlik sólo puede moverse alrededor de algunos países de Europa y lo hace todo el tiempo, creando redes, contactos y afectos y participando en eventos y foros. Se queda en casa de personas que le invitan, cocina y come con ellos o también ayuda a sembrar y recoger comida en las granjas. Ve su vida como parte de un ecosistema. Así, ha descubierto que las relaciones humanas sin dinero de por medio, aunque cuesta forjarlas, por cuestión de costumbre, son mucho más honestas, implican más esfuerzo y están basadas en el cariño y la bondad.

Síguenos en @Rebeldia_es

Un pensamiento en \"Vivir sin dinero II: Elf Pavlik conecta al mundo.\"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *