Votar para cambiar el discurso, el paradigma de nuestra política

Votar para cambiar el discurso

Votar para cambiar el discurso, el paradigma de nuestra política

Ya he votado, vivo en el exterior y pude votar el miércoles. Confieso que antes de votar todas las opciones han pasado por mi mente a excepción de quienes por una razón u otra cuestionan la unidad de mi país o simplemente están dispuestos a discutirla.

Me ha costado decidirme pues ver deambular a Zapatero por la vida pública o a la señora Cospedal, perdedora no ha mucho tiempo en su propio feudo, me provocaba un sentimiento de vértigo y desasosiego que me llevaba a la abstención.

He votado pensando en que nos jugamos mucho: la unidad de España, salir dignamente de la crisis, fortalecer la democracia y recuperar el estado del bienestar.

Aunque he echado de menos en los programas y en la campaña un debate contemporáneo, centrado en los problemas que realmente tenemos y que nuestros políticos y analistas no ven me ha parecido que estamos como siempre y donde siempre: mirándonos el ombligo de espaldas al sol. Vamos retrasados en el devenir de la historia, olvidando propuestas para el desarrollo de políticas alternativas en materia agrícola, energética, de transporte… en fin la mejora de las condiciones de vida en un país no inventado, el nuestro, que es real y con problemas que resolver, pero no salimos de nuestras pequeñas miserias que vistas desde la distancia y la experiencia son minucias comparadas con los retos a los que nos enfrentamos: conflictos generalizados y extendidos por continentes enteros promovidos por los intereses de la industria armamentística y gobiernos irresponsables, creación de enormes corporaciones que en pocos años coparán la totalidad de las grandes aéreas de consumo y por ende decidirán quién y cómo va a vivir y en qué condiciones, destrucción irreversible del medio ambiente, aumento de la pobreza y acumulación del poder en pocas y miserables manos.

He votado por un cambio de discurso, de paradigma de nuestra política y aunque me gustan esos jóvenes que no han sabido o no han podido defender sus ideas y sus propuestas en el seno de los dos partidos que alternativamente nos han gobernado y han creado otras formaciones que, digámoslo claramente, son el ala liberal del Partido Popular unos y la corriente izquierdista del Partido Socialista otros y he pensado en los dos partidos que han gobernado hasta ahora y que con grandes errores nos han traído hasta aquí, pero crearon las bases del estado del bienestar, modernizaron mi país, respetaron las reglas de la convivencia y supieron resolver las sucesivas crisis, la de los ochenta, la de los noventa y sin embargo no he podido votar por ninguno, tampoco por los nuevos, aunque reconozco que el Partido Socialista tiene historia y políticos de raza y el Partido Popular interés por enterrar este corto pasado repleto de errores y corrupción.

Ahora toca esperar.

 

Publicado por Pedro Díaz en El Confidencial

pensamientos de 2 \"Votar para cambiar el discurso, el paradigma de nuestra política\"

  1. si es por mí le daba una patada en los cojones para que reflexionara sobre ella mientras piensa en que es mejor tenerlos como antes de.. o después de

  2. Excelente reflexion. Espero con el autor que abandonemos las chorradas y discutamos nuestros verdaderos problemas como el calentamiento global, el hambre , el creciente poder en pocas manos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *